Veracruz, México

Fiesta y baile en Veracruz: El romance de la ciudad con el Danzón

By January 30, 2016 No Comments
Dancing Hotel Indigo Veracruz Boca Del Rio

Foto: Windzepher/iStock/Getty Images Plus collection/Getty Images

 

Si los extraterrestres del espacio exterior orbitaran la tierra y tuvieran una máquina que pudiera ubicar los lugares más románticos de la Tierra, es muy probable que la ciudad de Veracruz, en México, y su zócalo o plaza mayor, se encendería como un sol en su radar. Esta es una ciudad donde, tres veces a la semana, el zócalo se llena con lugareños listos para bailar danzón, un tipo de baile de salón.

Aunque Veracruz se ubica en el Golfo de México, conserva su vibra caribeña. Datando de 1519, es la ciudad más antigua fundada por los españoles en México, y en lugar de tener una atmósfera de la era colonial, Veracruz recuerda a una ciudad europea de la Belle Époque, con un ambiente de finales del siglo XIX. Su herencia ha sido enriquecida por muchos pueblos, españoles, africanos, hindúes y franceses, tal vez esta es la razón por la que se dice que Veracruz tiene a las mujeres más hermosas de México.

Algo característico de la ciudad es su amor por las artes, uno de los héroes de Veracruz es el compositor Agustín Lara, quien escribió una canción a la ciudad que lo adoptara la cual encarna su espíritu romántico. La letra de la canción dice:

Veracruz, son tus noches diluvio de estrellas, palmera y mujer. Veracruz, vibra en mi ser…

La escena del danzón

El danzón fue creado en el siglo XIX en Cuba, pero tratándose de un puerto, Veracruz siempre fue fecundado por el entusiasmo extranjero. El danzón se arraigó y ahora los habitantes de la ciudad se reúnen en el zócalo varias noches a la semana; cada tarde de los martes, viernes y sábado, para bailar danzón, acompañados de música en vivo.

El danzón generalmente se baila por una o dos horas. La mayoría de los bailarines son personas mayores, y se toman muy enserio la ocasión, con las mujeres vestidas con faldas largas y la mayoría de los hombres con guayaberas blancas (un tipo de camisa de hombre con pliegues verticales al frente y atrás), pantalones blancos y sombrero Panamá.

Alrededor de la puesta del sol, las parejas llegan a la plaza mayor, donde se sientan en sillas plegables mientras los miembros de la banda se acomodan en sus lugares. Cualquiera puede unirse, aunque podría ser necesaria una ronda o dos para poder seguir los pasos de baile. Un consejo: Trae a tu propia pareja. La mayoría de las noches, hay parejas que bailan y parejas que observan.

Si de verdad quiere sumergirte en la experiencia del danzón, hay montones de tiendas que ofrecen vestidos con holanes, guayaberas y sombreros Panamá, especialmente al este del malecón de la ciudad. Nota: El zócalo es un espacio popular para eventos especiales y el danzón a veces puede ser reemplazado. Para aquellos que esperan con ansias vivir la experiencia, verifiquen con anticipación para asegurarse de que el danzón sigue en el programa.

Más allá del danzón

El zócalo también ofrece otras formas de entretenimiento. La plaza está rodeada de numerosos restaurantes y cafés, con muchos ocupando un espacio en la acera, ofreciendo muchos asientos al aire libre. Dependiendo de la época del año, las aves migratorias cantan en los árboles, mientras que los vendedores ambulantes bajo las ramas de los árboles venden toda clase de productos, desde puros cubanos hasta textiles tejidos.

Pero los que verdaderamente se roban la escena en el zócalo son los marimbistas ambulantes. Son instrumentos de gran tamaño a los que se les han adaptado ruedas. Usualmente tres o más músicos acompañan a la marimba, tocando la guitarra, el contrabajo y percusiones.

Cuando estos músicos hacen sonar su ritmo, no es raro ver a los comensales parándose de sus mesas para un baile improvisado. Los músicos ambulantes no se limitan al danzón, y muchas de las bandas también incursionan en la salsa, cumbia o el estilo musical autóctono de Veracruz, llamado son jarocho. La canción más famosa del son jarocho es sin duda “La Bamba”.